martes, 21 de junio de 2011

El color del silencio.

Hola blogueras-os:
En el oscuro silencio de las emociones, donde la verdad se esconde tras barreras de fortaleza, el ser humano ha encontrado un escudo en la soledad sombría del color negro.
Su presencia y autoridad, acompañada del efecto rígido de su ausente gama de colores, ha hecho del color negro el aliado perfecto tras el  cual esconder el secreto de las emociones.
Amigo inseparable de noches de dolor y desvelo, convertido en pantomímico uniforme del descuido externo de aquellos que en la agonía se ahogan, reflejando formalidad sobria, compromiso intimo del alma atada a la desventura y el desasosiego.
Regio patán, con los años has compartido alianza con lo oculto, lo imperceptible, rehogando la fe de los caídos con hechizos y maldiciones. Haciendo fuerte el desconsuelo psíquico de los duditativos, que vestidos con tu mera presencia han desterrado la fe. Acogiéndose a la penuria, densidad de un bosque de espinos, haciéndose llamar hechiceros, brujas, desertores de lo humano, amante de lo incierto.
Cuanta adoración encierra tu enigmática presencia. Los Masai, te encontraban en el cielo convertido en nube, y eras su prosperidad y vida. Para los chinos su yin femenino. Los egipcios te adoraban, creían que eras sinónimo de fertilidad. Los cátaros, hallaban en tu inspirada falta de luz, la perfección. Los jueces, envuelven su seriedad  en ti, convirtiéndola en sentencia. Y Chanel, se ayudo de tu alianza para vestir el genio de su creatividad.
Y es que tu fortaleza, te ha hecho caminar por el destino de la vida cual pantera sigilosa, lleno de gloria y descontento. Vistiendo lo absurdo, disfrazado de puritano hereje, sirviente de la sin razón, trayendo consigo tantos años de dolor inquisitivo, dominando todo un continente. Mágica ironía, que vestías tanto a inquisidores como a protestante. Alianza irreconocible, por el gusto de sentirse fiel a tu presencia.
Presencia que a cincelado cual escultor el cuerpo humano, escondiendo esos kilos de más, atrayendo a tu reino a modistos y diseñadores, los cuales han encontrado en ti un aliado perfecto para simplificar su labor. Sucumbiendo cual marinero a tu energética presencia, recitando proverbios que se han convertido en salmos: El negro es elegancia, poder, seducción, autoridad, hermosura viva del gozoso estilo de vida de aquellos que han vendido su alma al poder del dinero. Cánticos de sirena que han convertido al mundo del consumo, en esclavo de tus caprichos.
Castigando a aquellos que rendidos a tus pies, no ven que los envejeces, los conviertes en seres distantes, remarcas sus facciones, juegas a la irónica irrealidad de esconder su reflejo psíquico. Haciéndolos personas impenetrables, imperceptibles, donde eres tu quien brillas con la luz que los dioses te negaron.
Porque para que negar, que sigues siendo el color con el cual el hombre asocia las acciones perversas, ocultas, malignas, el color esclavo, el que aman y destierran, el que viste y asusta. El amigo de lo prohibido, lo ilícito, la rebeldía. El vocablo perfecto para sentenciar, arruinar, viviendo en el lado negativo de la vida, escuchando expresiones que hacen de ti el infierno y todo aquello a lo que se asemeja.
Invitándote a bailar al compás de la sumisión, de aquellos que gozan de luz o de toda la luz, sin saber que eres tu el que realmente tienes una presencia divina,celestial, que toda combinación llega a ti. Que no hay compañía mas serena que la tuya, que haces resaltar a cualquier color con tu mera presencia. Que te aman, te odian, te olvidan y te acechan. Por que eres noche, vida, paz, escudo inerte en la soledad, compañía irrefutable del valiente que disfrazado en ti encuentra el camino. Que aunque se empeñen en decir que en ti no surge la esperanza, eres la emergente energía de aquel que mirándose al espejo, ve el reflejo de lo que su mente anhela y su verdad encierra.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada