martes, 22 de marzo de 2011

Agua ,sol y bañador.

Hola blogueras-os:
Desde siempre el ser humano ha sentido atracción hacia el agua. Quizás porque recordamos que fue donde se creó la vida, y buscamos en ella la purificación de nuestro cuerpo y alma. También intentamos encontrar en este elemento natural  tan preciado y a veces maltratado, instantes de ralajación y sosiego.
Acto que se viene realizando desde los propios comienzos de la vida. Pero no es en el acto de bañarse en lo que me quiero detener,  sino en la forma de hacerlo. Situación que las sociedades han ido limitando y corrigiendo, según nacían las normas cívicas y la ética moral.
El primer traje de baño que registra la historia, lo utilizó una cortesana egipcia de nombre Tais. El cuál se componía de un taparrabo velado, para acompañar a los súbditos del gran Alejandro Magno y a él mismo, los cuales iban totalmente desnudos.
Los griegos y romanos solían utilizar trajes de dos piezas, de calzón y banda de sostén llamados strophium, que  utilizaban para sus baños termales. Unos edificios de grandes dimensiones, los cuales estaban creados para hacer vida pública como si de un club se tratase. Donde practicaban la natación y juegos náuticos, ademas de recibir masajes con aceites especiales.
Siendo eliminada esta práctica a finales del siglo XV por la falta de higiene en la socieda, ya que era usual las enfermedades e infecciones. Reservándose solo para las personas adineradas, las cuales asistían a baños terapéuticos para curarse de sus enfermedades, ataviadas con una especie de camisa muy corta y escotada.  Los hombres con un calzoncillo o un abornoz cruzado.
Con la llegada de la industrialización y la aparición del ferrocaril, los bañista conquistaron el mar, ya que se podían desplazar hasta las playas. Los primeros trajes de baños de esta nueva generación de aficionados al agua, siguieron el mismo patrón que las ropa de calle.
Diseños bastantes incómodos, ya que sobraba demasiada tela y era tarea difícil desplazarse, correr por la arena o nadar.
Por citar un ejemplo, podemos decir, que en su confección se le añadía plomo para incrementar la caída y para mantener la anchura de la prenda, se utilizaban unas enaguas cortas.
A finales del siglo XIX, se permitía vestir con finos adornos los trajes de baños. Al igual que su confección podía ser de distintos colores. En esta época se utilizaba falda plisada, blusa abullonada, gran cuello marino y zapatos de tela.
Desapareciendo en 1915 los calcetines de la correcta vestimenta de playa de la época, aunque las mujeres seguían llevando camisones. Sin embargo los hombres podían vestir con bañadores cortos.
Chanel puso en 1930 de moda el bronceador. Año en el cuál la tela con la que se confeccionaba la ropa de baño era de lana, escotes en forma de camisa y pantalones para cubrir los muslos. Bañador que cuando entraba en contacto con el agua, llegaba a pesar más de 3kilos.
El diseñador  Louis Reard años después, crea un bañador de dos piezas al cuál llama biquini. Nombre del atolón del pacífico, donde recientemente acababa de explosionar la primera bomba de plutonio. Siendo en los 60 cuando realmente se usara de manera habitual .
Época en la que la moralidad social se desprendió de manera radical del vestir y sobre todo de la comodidad a la hora de asistir a la playa . Ejemplo de esto, es el diseño de Rudi Gernreich, quién genera un movimiento duradero hasta estos tiempos llamado topless, al crear su monokini . El cual estaba diseñado para cubrir la parte inferior de la mujer dejando sus senos al descubierto.
Hoy en día, se vería obsoleto su modelo, ya que en Brasil se crea el tanga y con él, el diseño más revolucionario en el estilo de usar el bañador femenino. Dejando solo cubierto las partes esenciales de la mujer y ayudando a un dorado totalmente uniforme en  la silueta femenina.
Razón por la cual, muchos o muchas visitan las playas, buscando el sol y encontrandose a gusto con un tono distinto de piel, que nos hace sentir mejor y más exóticas. Principalmente, en lugares donde tenemos variadas estaciones, envidiando a aquellas mujeres que viven en lugares cálidos y caribeños donde el sol no se oculta.
Teniendo en la playa el mejor antídoto para el estrés que nuestra sociedad genera a diario, de manera gratuita y natural.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada