domingo, 6 de marzo de 2011

Talisman o amigo.

Hola blogueras-os:
Segura estoy que alguno de vosotros tenéis, al igual que yo, o habéis tenido en algún momento de vuestra vida un animal de compañía. Una mascota que convive, y nos contagia de su belleza o alegría, dándonos la paz y el cariño que muchas veces nuestros semejantes nos niegan.
Y es que desde los comienzos de nuestra historia universal, el hombre a estado ligado a los animales. Sus comienzos se remontan mas alla de la prehistoria,como es el caso de los perros y gatos. Los cuales eran capturados desde cachorros salvajes, evolucionando las especies hasta ser alejada de su estado primario, convirtiendolos en crías selectivas.
Buscando el equilibrio de la raza  y durmiendo su estado salvaje, al igual que proporcionando nuevas características a las especies, adaptandola a través de cambios morfologicos, buscando la perfección en su cometido. Como en el caso de los perros labradores, boxer, mastines o perros de guarda.
Las aves, también han sido y son objeto de admiracion por el ser humano, acompañandonos siempre entre poemas y leyendas. Su estética y colores nos han cautivado desde los comienzos mismos del paraíso,como el canario que quizás sea el mas popular y el que mejor adaptacion tenga a la cautividad. Al igual que el periquito,la agaponis,ninfas o los loros, tan dibujados en historias de piratas y corsarios perdidos en los pintorescos mares del Caribe.
Los animales, han sido compañeros de viajes de aquellos que han ido en busca de riquezas y conquistas, convirtiéndose de manera involuntaria, muchas veces en un arma letal. No por su mera presencia, sino por la maquiavélica mente humana que los ha utilizado para desarrollar, a través de ellos planes realmente repugnantes y que se alejan del cometido de una mascota o animal de compañía.
Los chinos revestían de paja a los monos y los untaban con aceite, soltándolos en medio de los campamentos enemigos como bolas de fuego ardiendo, buscando como objetivo el caos. Practica que era característica de los romanos ,que  en vez de utilizar monos, utilizaban cerdos. Los conquistadores españoles, también hicieron suya esta practica tan repugnante,  ya que utilizaban perros mastines para luchar contra los indios en México o en Perú, dejando muy atrás la palabra honor en la batalla y alejando la verdadera utilidad para la que fue concebida la especie.
Actos despiadados y de total supremacía humana los encontraremos a lo largo de la historia, tanto antigua como moderna. Y es que nuestra especie, muchas veces primaria, se vuelve depredadora con aquellas cosas que están concebidas para cuidar  o que nos cuidan. Nos encaprichamos  y después renegamos de ellas, comprandolos como si de un par de zapatos se tratase y apartándolo de nuestro lado, abandonandolo a su suerte o a la caridad del prójimo. Olvidandonos que somos nosotros quienes lo arrancamos de su hábitat natural, encerramos o domesticamos,aceptando nuestra impositiva presencia sin pedir nada a cambio,y siempre dispuesto a ser nuestro mejores amigos, talismán de la compañía y el cariño.
Un abrazo.
La aguja dorada


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada