martes, 15 de marzo de 2011

La enigmatica historia de los cinturones.

Hola blogueras-os:
De todas las prendas que usamos a diario, el cinturón es el elemento decorativo con más enigmas e historias sin lugar a duda. Ha estado vinculado a las encrucijadas emocionales, naciente de cada religión existente desde los comienzos de la ilustración.
Se tiene constancia, que ya desde la edad de bronce era utilizado por ambos sexos, en dependencia de la tradición y moda, teniendo siempre un carácter místico. Eran protectores de los malos espíritus, ahuyentando las energías negativas cercanas al ser humano.
En el testamento de Job, se le da al cinturón la categoría de divino con la virtud de ahuyentar gusanos y enfermedades, siguiendo la tradicion iranias, para quienes el Kutsi, era una suerte de cordón sagrado. Que los fenecios debieron traer a Occidente.       
Para los iraelitas, era una prenda ritual que ceñía la cintura. A la que más tarde se le añadirían tirantes, tomando forma de mandil. Así se describe en los textos sagrados, donde se habla de David bailando desnudo delante del arca, llevando solo un ceñidor.
Para seducir a su amado Zeus, de que interviniese en la lucha entre los aqueos y los troyanos, Hera pide a Afrodita su cinturón de cuero ricamente adornado. Afrodita se lo brinda diciéndole : Guarda en tu regazo este cinturón tan hermoso, que todo lo posee y te aseguro que no volverás sin haber conseguido lo que has tramado en tu interior.
Reconociendo la magnánima virtud de la prenda, siendo aún más famosa en la mitología el cinturón de Hipólita, reinas de las amazonas. La cual poseía el cinturón de Ares, dios de la guerra, simbología de su auténtica superioridad divina.
Inspirados en la elegante vestimenta bizantina, los visigodos sentían predilección por los cinturones de gran tamaño adornados con pedrerías de colores vivos, siendo estos símbolos de lujo y prestigio. Joyas que debían estar también presente en el ajuar de los difuntos.
Razón por la cual, se adoraba esta enigmática pieza ornamental, como si las puertas de la eternida la tubiesen destinadas a ser simbología perenne en mitos y leyendas, viendo su decadencia espírita ligada al reconocimiento de la  humanidad, de que la tierra no solo la regía las fuerzas del olimpo.
Empezando a adquirir un carácter militar, hasta llegado los años 20, cuando los pantalones masculinos caen a una linea más natural.
Convirtiéndose en un elemento puramente decorativo, dejando atrás su pasado místico y enigmático. Hoy el cinturón no simboliza castidad ni superioridad material, sino, un artilugio más a la hora de vestir. Siendo su elegancia en diseño y forma ,su único y mágico atractivo.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada