lunes, 7 de marzo de 2011

El circulo del amor invencible.

Hola blogueras-os:
Cuentan que los antiguos bárbaros, utilizaban argollas o grilletes para capturar a las mujeres de aquellos que eran vencidos, y convertirlas en sus esposas sin la necesidad de cortejo previo. Naciendo el ritual de identificar el matrimonio a través de una alianza, como lo conocemos hoy en día.
En la sociedad egipcia, la utilización de alianzas de boda desciende de la era faraónica. Aunque lo mas probable, es que esta practica fuera anterior, ya que hay datos que la sitúan a partir del año 2700A.C, donde los enlaces se sellaban regalando unos anillos que significan el infinito, la eternidad y una linea sin fin de amor. Anillos que solían tener forma circular hechos de tela, para la clase baja por así llamarlos. Ya que el oro, estaba reservado para las dinastías o clase social alta. Renovándose los votos y los anillos cada año.
Practica que fue extendida por todos los territorios helenizados, siendo los griegos quienes arraigaran la costumbre de portar la alianza en el dedo anular, atribuyendo anatómicamente la magia del amor eterno. Ya que ellos pensaban, que por este dedo corría una vena que comunicaba directo al corazón. Simbolizando mas la unión a través de las inscripciones en su interior.
 Los romanos invocaban a su dios Saturno en cada enlace marital, siendo esta la razón por la cual, sus anillos eran de hierro, buscando la dureza y durabilidad del matrimonio,  bendecidos por el emperador, el cual supervisaba las inscripciones en su interior. Ironía de una sociedad donde el engaño, la codicia y la traición estaban a la orden del día,convirtiendo el matrimonio en un mero comercio de influencias  e intereses.
La introducción de los diamantes en las alianzas de matrimonio,viene acompañada de la leyenda de que su destello es el latir de un corazón enamorado. Siendo vistos como talismanes o amuletos que realzaban el amor de un hombre hacia una mujer.Tal es la seducción de este material, que los vendedores te enamoran mas de ellos diciendo, que cupido tenia las puntas de sus flecha de diamantes, lo cual le confería una magia especial.
Un ejemplo que recoge la historia sobre regalar un anillo de diamantes, lo encontramos en el siglo XV.Cuando Maximiliano de Austria, regalo una alianza con una  M estilo gótico hecha de diamantes a su prometida María, hija del duque de Borgoña, haciendo referencia a la virgen María y a la unión eterna entre ellos.
Acto lejano al alcance de cualquier mortal, pero con la misma carga emocional con la que regalamos nuestras alianzas. Deseando que nuestro amor sea duradero,fuerte y sobre todo fiel, capaz de resistir las tormentas que la vida ofrece de manera involuntaria, el  transcurrir de los años y su rutina. Intentando cerrarnos en nuestro propio universo, donde la única norma sea amar y ser amado creando un circulo invencible a través de la eternidad.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada