martes, 8 de marzo de 2011

Un simbolo de sexualidad adulta.

Hola blogueras-os:
Día a día nos obsesionamos con tener mejor aspecto,corregir defectos y poseer una apariencia mejorada. Nos dejamos seducir por cremas,tratamiento faciales y sobre todo, buscamos el maquillaje perfecto que nos dure y nos de un toque de luminosidad y color. Aunque lo que no nos puede faltar, y sí debe ser especial ,es nuestro pintalabios. Amigo inseparable, del cual echamos mano a cada instante y en cualquier lugar como si de un sabio amuleto se tratase.
El ritual de maquillarse, ya era común en las sociedades egipcias. Donde tanto los hombre, como las mujeres, de manera obligatoria o casi obligatoria, decoraban su cara con tintes rojo-amoratado, que extraían de las algas, mezclando con yodo y un poco de bromo mannite. Mezcla que, a corto plazo producía enfermedades en la piel. La hermosa Cleopatra buscaba remarcar mas la sensualidad de sus labios a través de la mezcla de escarabajo carmín triturado y hormigas, cuya mezcla daba un rojo profundo, deslumbrando a todo hombre que la conocía. No siendo este su único secreto para embellecer sus labios ,ya que utilizaba cierta sustancia encontrada en las escamas de los peces, llamada esencia de perlas que le daba un efecto brillo.
En la antigua Grecia, el arte de embellecer los labios estaba destinado a las prostitutas. Las mujeres de bien se dejaban la cara limpia,como imposicion social, ya que así los hombres podían distinguir las damas de las prostitutas. Situación que los romanos, aceptaron mejor, ya que no era exclusivo solo de mujeres. La sociedad romana en este y en otros aspectos, era totalmente abierta y tanto los hombres como las mujeres, compartian la misma esencia sobre la belleza según la clase social.
La jerarquía romana seguía utilizando elemento dañinos para el rostro y la piel, como el plomo o el mercurio. Siendo los no pudientes quienes por la falta de dinero corrieran mejor suerte ,ya que solo utilizaban sedimentos de vino.
Fue en la edad de oro del islam, donde de la mano del medico cirujano y especialista en cosmético Abulcasis, nacerían las primeras barras de labios solidas que se perfumaban y se presentaban en moldes especiales.
En la década de 1850, el riesgo de la utilización del plomo y el bermellón, fue denunciado por varias publicaciones. En Estados Unidos eran fabricados con el ácido que desprenden las cochinillas para aullentar a sus enemigos, mezclado con aluminio y sales de calcio.
Debido a su precio, estaba reservado para actores y actrices. Siendo en 1880, cuando las actrices empezaron a mostrarse en publico maquilladas. Logrando Guerlain, una compañía de cosméticos, su comercialización a finales del siglo XIX.
A principios del XX,el pintalabios fue un símbolo mas de rebeldía  e independencia por parte de la mujer, aplicándoselo en publico con la única razón de escandalizar a los hombres.
Max Factor creo las primeras marcas para las actrices de Holliwood, como Jean Halow y Bette Davis entre otras, creando una nueva generación de mujeres que se gustaban cada día mas y que descubrían la coquetería como arma de seducción. Perfeccionado sus expresiones faciales y remarcando aquellas que ya eran de por si hermosa. Consiguiendo una mujer mas segura, amante de su belleza y de su feminidad. Alejándose del convencionalismo de que, para ser querida solo hacia falta ser obediente y una autentica ama de casa. Logrando ensalzar cada expresión del rostro a un nivel sublime y fashion, haciendo de la cosmética un símbolo de sexualidad adulta.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada