martes, 8 de febrero de 2011

Algo para siempre.

Hola blogueras-os:
Marco Polo dijo un día:"El respeto a una persona se mide por la cantidad de tatuajes que lleve",y es que el arte de tatuar a viajado hasta nosotros a través de las creencias y distintas culturas, estando siempre presente de una forma u otra en nuestras sociedades.
Para los egipcios el tatuaje era algo mas que místico, y estaba reservado para aquellos que demostraban valor a la hora de confirmar madurez,siendo las mujeres las encargadas de realizar dicho ritual.
Ritual que en Borneo sigue siendo de manera tradicional y tribal,siendo reconocido como los mas hermosos de la antiguedad. ,al igual que los de la polinesia ,donde se iban incrementado a lo largo de su vida hasta cubrir su cuerpo, siendo esto ultimo objeto de valoración y admiracion por Marco Polo al adentrase en la cultura polinesa.
En la antigua sociedad japonesa estaba reservado para delincuentes y personas que habían cometido crímenes graves,siendo aislados de sus familias y marginados por la sociedad.Forma de marcar al ser humano compartida por griegos y romanos ,quienes marcaban como reses a sus esclavos y a los criminales, siendo el emperador Constantino quien aboliese una  practica tan vejatoria para sus semejante, según sus creencias católicas.
Samuel Oreilly, inspirado en un invento de Thomas Edison, patento una maquina de tatuar en el año 1891 ,creando una verdadera revolución en el mundo del tatuaje y haciendo que este fuera menos doloroso para los amantes del arte en la piel.
Aunque el primer estudio de tatuajes  del que se tiene constancia en América, abrió sus puertas en 1870 en la cuidad de New York,por Martin Hilderbrant de origen Alemán ,quien rivalizo con Oreilly durante algunos años,reviviendo la fiebre por marcar la piel con imagenes. Aunque se dice que fue C.H Fellows el primer tatuador profesional.

Al igual que los buenos diamantes, el tatuaje es algo único en nuestras vidas .Nace  en un  momento especial del que sentimos la necesidad de no desprendernos nunca,llevándolo con nosotros como un ángel guardián. Siendo testigo de nuestra vida y nuestras ilusiones. Ocultándolo a veces pero sin sentir vergüenza de el , enseñándolo muchas otras como un trofeo sin igual a la vista de aquellos que sorprendidos admiran o critican ,demostrándoles que en la piel llevamos arte ,emociones y sentimiento,que solo el tiempo y la genética destruirá.Porque el tatuaje es la persona y la persona es el tatuaje, conexion que nace en el momento que decidimos llevar algo por siempre marcado en la piel.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada