jueves, 24 de febrero de 2011

Dame otra oportunidad.

Hola blogueras-os:
A veces tenemos que recurrir con nostalgia al pasado ,para encontrar nuestro propio presente y futuro. No toda tendencia tiene que ser exclusiva de una época ni de un lugar,y mas para aquellos que creen en la perfección de la prenda y no caen en la seducción social de una marca moderna, carente muchas veces de sentido estético.
El vintage es una manifestación de la cultura posmoderna,donde objetos y accesorios  gozan de cierta edad, sin caer en el catalogo de lo antiguo.Una exponente y abanderada de esta tendencia es Dita Von Teese,quien viste casi en exclusividad con ropas de segunda mano.
La atracción por las prendas producidas a pequeña escala, suelen ser un rasgo característico de los amantes de este genero. Donde la calidad y la elaboración, rozan la perfección artística acrecentando su valor en el tiempo.
Los diseñadores y la época ,también suman y revalorizan estas obra de arte que llegan a tener precios desorbitados ,lejos del alcance de cualquier humilde mortal. Creándose verdaderas colecciones privadas, donde solo prima el hecho de poseerlas y adorarlas en la mas absoluta soledad fetichista.
El gusto por lo exquisito, los lleva a convertirse en verdaderos historiadores de la moda de cada tiempo. Las hiladas ,el reconocimiento de los elementos ornamentales de la época, como los botones,el tratamiento de la seda,la virginidad de la tela ,la forma de los tejidos,son razones primarias al elegir una prenda vintage.
Con la introducción de la etiqueta en la prenda, se busca la originalidad en el tiempo. Ya que no serian vintage, aquellas que llevasen etiqueta de lavado,ni cierres de plástico. Evitando así también, los tejidos donde se mezcla el nylon,ya que fueron inventados a partir de 1960.
Para muchos el vintage es una manera mas de caer en el consumismo absurdo, de aquellos que no saben que hacer con su dinero. Para otros es la pasión por la divina y perfecta creación de lo humano.Pero lo que es innegable, es que con el paso del tiempo, lo hermoso se vuelve bello. Exclusivo de una época ya pasada donde su valor solo se reducía a conquistar las miradas, regresando para despertar en los amantes de lo perfecto una pasión desmedida, recibiendo así una segunda oportunidad de ser admirado como el primer día.
Un abrazo.
La aguja dorada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada