miércoles, 16 de febrero de 2011

Corset , lujo y sacrificio.

Hola blogueras-os:
Bien es sabido por todos, que los griegos amaban el culto al cuerpo.Sus dioses e imagenes tenían que ser perfectas en lineas y detalles.Tal amor a lo divino y perfecto los llevo a buscar la manera de reducir el busto de sus mujeres.
Los principios del corset(cuerpo),se pierden en  la antigüedad .Siendo en Creta donde se sitúan sus comienzos en el 1700 a.c,que eran utilizados al contrario que los griegos para realzar el pecho.También en Egipto ,Siria y Roma, su uso se basaba en remarcar la figura o para la practica de deportes que requiriesen trajes de soporte o constrictores.
En los años del renacimiento, el uso del corset era diario.Las mujeres afinaban su cintura a medidas extremas ,independientemente de su estatus social .Ya que el corset era prenda obligada en la época,sin importar la rigidez del mismo .Solo se pretendía mantener unas curvas totalmente griegas ,provocando la asfixia y la tuberculosis.Además de daños irremediables en la columna vertebral y desplazamientos de órganos.
A mediados del siglo XVIII ,la moda de utilizar esta incomoda prenda fue decayendo en su uso diario ,al igual que en la forma de buscar realzar o ceñir la cintura .Puesto que las mujeres, contraria a la común concepción de los corset victorianos,no apretaban al extremo de dañar su salud ,buscando comodidad y estética.
Napoleón fue un gran critico del corset refiriéndose a el  como, el asesino de la raza humana ,ya que pensaba que el uso del mismo tenia efectos negativos en la natalidad.Idea que nacía de sus constantes delirios de conquista ,no logrando conseguir que sus dos esposas dejaran de utilizarlo.
En la actualidad el uso del corset ,es común en distintas prendas.La incorporación de bolsas pectorales,tirantes, ligas graduales,además de sensuales y coquetos detalles,han hecho de esta prenda un arma de seducción femenina.Logrando quizás ,el objetivo que un día soñó la civilizacion griega, que es adorar el cuerpo sin alejarse del cuerpo.
Un abrazo .
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada