lunes, 18 de abril de 2011

Sombra aqui ,sombra alla.

Hola blogueras-os:
Desde tiempos inmemorables, el hombre de manera genérica, ha buscado realzar sus rasgos  a través del maquillaje, ya fuese para inspirar miedo al enemigo, buscar la ayuda de los dioses a través de las ceremonias religiosas, o simplemente para realzar su belleza o disfrazar algún rasgo discordante con el resto de su cuerpo, como si de una partitura musical se tratase.
Y es que la unión entre el cuerpo y el ego, ha estado presente como parte obligada en nuestra naturaleza humana. Buscamos la ayuda de lo artificial, para sentirnos seguro de la imagen que mostramos a los demás, un ejemplo histórico que acentúa mis palabras, es la mítica Cleopatra. Mujer que ha traspasado la barrera de los siglos más por sus cuidados corporales y faciales, que por su gestión al frente del grandioso imperio egipcio.
Recoge la historia, que la grandiosa emperatriz, solía  maquillar sus ojos con un trazo negro común en la cosmética de su época, buscando una forma mas almendrada de los mismos, consiguiendo  también una mejor visión ante los rayos solares. Su cosmética se basaba en productos elaborados con tierra, hollín, tintas o khol, un producto que se obtenía de cristales de sulfuro de plomo o de antimonio.
También solía sombrear sus párpados con colores vivos como azules, verdes o marrones, los cuales se elaboraban con pigmentos a base de lapislazuli, tierras, oxido de hierro, de cromo o de magnesio mezclado con sebo, aceites de ylang, etc. Obteniendo un mejor realce de su belleza y seguridad, a la hora de tratar con los hombres poderosos de la época.
La belleza seductora a través del maquillaje, se convirtió en una constante común en la antiguedad . Cuentan que la mujer de Nerón, llamada Popea, utilizaba galeno de plomo para sombrear los párpados con la ayuda de un pincel. También buscaban el remarcar de su cejas, oscureciéndolas con una mezcla de huevos de hormigas y cadáveres de moscas  machacadas, algo que se vería no higiénico en esta época.
Las damas fenicias, también utilizaban los insectos para obtener una pasta con la cual pintaban sus cejas, buscando alargarlas. Esta pasta lograba tener mas consistencia con una mezcla de almizcle y goma arábiga.
En las civilizaciones orientales, también era común el uso de khols el cual se envasaba en un frasco y se aplicaba con un bastoncillo de madera, haciendo mas autónoma la forma de maquillarse. En la India, era común una pasta llamada Kajal, la cual era una variante del khol en polvo, pero convertido en pasta grasa.
La visión del maquillaje, empezó a ser distinta a principios del siglo XX, donde los métodos empezaron a variar, ya que la utilización de artificios que realzaban la belleza femenina, comenzo a ser exclusividad de mujeres que comerciaban con su cuerpo.
Situación que cambiaría con la evolución social de la época, volviendo el maquillaje a ser parte de la vida diaria. La segunda guerra mundial, le dio al mundo una visión distinta en muchos aspecto. La sociedad, intento buscar el equilibrio, quizás para no ver repetida una amenaza tan letal como la vivida. Esto genero que el desarrollo y la investigación, se hicieran a una escala mayor en muchos sectores.
La cosmética fue uno de esos sectores que salio reforzado. Se obtuvieron polvos compactos satinados mate, de colores suaves como el gris, azul, verde y castaño, con el que la mujer podía dar luminosidad a su rostro.
Las pequeñas empresas se convirtieron en marcas, las cuales comercializaron con productos en stick, colores subidos de tono, buscando una mayor gama de colores para el rostro, adecuándose a las subculturas y tendencias sociales.
La sociedad maduraba, y reclamaba nuevas formulas para el maquillaje, situación que hizo que las grandes firmas, se planteasen conseguir maquillajes mas resistentes a base de disolvente volátiles. Naciendo productos que satisfacieran la demanda popular. Se crearon maquillajes resistente al agua y al tiempo, los cuales tenían una base nacarada.
La cual entro en crisis a finales de los 80, ya que la sociedad se decanto por sombras mates. Obligando a los fabricantes a pensar nuevas formulas, para variar los colores, mejorando así su resistencia y adherencia.
 La satisfacción del mercado se ha convertido en una  carrera contra reloj, los maquilladores y fabricantes buscan alianza con los reyes de las tendencias y moda. Buscando así, satisfacer a través de la unión entre el look y la presencia, un producto que realce no solo el físico sino también la vestimenta.
Juego psicológico en el cual, las paletas de colores se combinan de acuerdo al diseño de pasarela, consiguiendo un nexo entre satisfacción y consumo, ya que es el propio consumidor, quien da el visto bueno antes de ponerse en el mercado a través de encuesta y pruebas.
Haciendo al consumidor participe de su propia belleza, generando así una conformidad en el gusto y la forma. Convirtiéndose en  un imperio difícil de desbancar a través del tiempo. Y es que la belleza no solo ha sido exclusividad de los griegos, ya que todos llevamos a un desconforme con una voz intensa, que nos obliga a buscar en lo artificial, la satisfacción delante del espejo.
Un abrazo.
La aguja dorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada